Los rasgos de personalidad definen tu rendimiento según el trabajo |19

THE MIND MANAGER PODCAST | Psicología en el Trabajo

24-02-2022 • 15 minutos


Los test de personalidad están de moda (tan de moda que para algunos son el nuevo horóscopo… no tienes más que darte una vuelta por YouTube).

La verdad es que desde el Test de Rorschach (ese con imágenes donde tienes que decir que crees que estás viendo) las cosas han cambiado bastante. Los test actuales son muy precisos y se emplean mucho entre los psicólogos que necesitan conocer los rasgos de personalidad de sus pacientes o incluso descubrir ciertas patologías psicológicas (para lo que se utilizan otros test más específicos).

En el campo de la personalidad, El “Modelo de los cinco grandes” (Pentafactorial) y el indicador Myers Briggs (MBTI) están entre los más famosos, aunque te diré que este último no goza de mucha fama entre muchos psicólogos… ya que no ha podido demostrarse de forma adecuada su fiabilidad.

El estudio al que hago referencia hoy, se basó en una combinación de múltiples metaanálisis del modelo de los cinco grandes rasgos de personalidad examinando su efecto en el rendimiento laboral en diferentes puestos de trabajo.

Los cinco rasgos de personalidad de este modelo son: Apertura a la experiencia, Responsabilidad, Extraversión, Amabilidad y Neuroticismo.

Los científicos examinaron el efecto de estos rasgos en el rendimiento laboral en varios grupos de profesiones. Lo que encontraron fue que las relaciones entre los rasgos de personalidad y el rendimiento variaban mucho entre los grupos de profesionales y que la principal fuente de estas diferencias se debía a la complejidad en el puesto de trabajo.

El rasgo de RESPONSABILIDAD predijo el rendimiento en todos los trabajos. Aunque su efecto fue más fuerte en aquellos trabajos con baja demanda cognitiva y más débil en trabajos más exigentes cognitivamente. El efecto de la EXTRAVERSIÓN en el rendimiento fue más fuerte en trabajos con niveles medios de complejidad cognitiva.

Otros rasgos mostraron efectos más fuertes cuando eran más relevantes para requisitos ocupacionales específicos. Por ejemplo, la AMABILIDAD predijo mejor el rendimiento en los trabajos de atención médica y la EXTRAVERSIÓN predijo mejor el rendimiento en los trabajos de ventas y gestión de personas.

En general, los resultados sugirieron que los trabajos con “complejidad ocupacional moderada” podrían ser los ideales para predecir el rendimiento laborar a través de los rasgos de personalidad. No cabe duda de que los test de personalidad nos pueden ayudar a conocernos mejor y a descubrir cuales son nuestros rasgos más dominantes.

Con esta información podremos tomar mejores decisiones, incluso para tomar decisiones respecto a qué profesión se puede adaptar mejor a nuestras características de personalidad. Pero… ¿Y qué sucede si una empresa utiliza esta información para decidir si es mejor contratarte a ti o a otra persona?

El debate está servido porque actualmente muchas empresas basan sus procesos de selección en el resultado que obtienen de estos test. Algunas lo hacen bien, otras no. Algunas utilizan los test correctamente, otras no. Algunas lo utilizan como un apoyo al proceso de selección, otras deciden directamente sobre la información que les proporciona el test…

A mi modo de ver, un test es un instrumento de medición muy útil combinado con otras técnicas evaluativas… pero nunca se deberían tomar cierto tipo de decisiones basadas únicamente en el resultado de un test. Habrá que estar atentos para ver en qué acaba toda esta polémica.

Nos vemos en el próximo mind manager podcast.

Referencia: Michael P. Wilmot, Deniz S. Ones. Occupational characteristics moderate personality–performance relations in major occupational groups. Journal of Vocational Behavior, 2021; 131: 103655 DOI: 10.1016/j.jvb.2021.103655